Atajos de maquillaje para mañanas en apuro

, escrito por Estilove @estilove_

Un regalo genial para comenzar la semana con buen pie y en serio, ¿a quién no le gusta un truquito que haga las mañanas más fácil?

– Delineador normal a gel: 

Tu delineador de lápiz puede convertirse en uno de gel en un segundo y regresar a su estado normal sin dañar el producto. El truco es calentar la punta del lápiz de ojos por un segundo y dejarlo enfriar 10 segundos. Al aplicártelo, tendrá esa textura de gel con el bonus de correr mucho más suave.

– Que resalte tu sombra de ojos: 

Que mal cuando inviertes el tiempo en aplicarte una buena cantidad de sombra que pasa desapercibida. Y en vez de acomodarse cuando agregas más cantidad encima de la que ya te colocaste, se termina viendo peor y recargado. El truco es pintarte los ojos o el área del párpado donde pondrás la sombra con un lápiz para ojo blanco o sombra blanca. Esto hará que el color que pongas después resalte como si estuviera sobre un lienzo en blanco.

– El truco de la cuchara: 

Hacer el cachito del ojo es un dilema cuando tu pulso no está de tu lado. Entonces, utilizamos una cuchara de sopa para lograrlo. Primero debes dibujar la línea recta en el párpado superior y luego colocar la cuchara en la punta del ojo y dibujar con la forma de la cuchara tu delineado “cat eye”.

– “Smokey Eye” instantáneo: 

Si no tienes el tiempo ni la paleta de colores para hacerte un “smokey eye” completo, muy simple. Utiliza tu delineador negro para dibujar unas líneas paralelas o un signo de hashtag [#] en la esquina del ojo. Difumina ayudándote con una esponja, tus dedos o un pincel difuminador.

– Marcas de rímel en el párpado superior: 

Evita el rímel corrido al momento de aplicártelo sin dañarte el resto del maquillaje sosteniendo una cuchara encima de las pestañas. También sirve una tarjeta de crédito para las pestañas inferiores y lo bueno de este truco es que el exceso de producto terminará en el objeto que utilizaste y no en tu piel.

– Perfecto lápiz labial: 

¿No te ha pasado que al aplicar un labial rojo, terminas con una forma de tus labios que no es la que tienes? Pues, para evitar esto, especialmente en apuros, es utilizar un delineador del mismo color que el labial que vas a aplicarte. Debes hacerte una “X” con él en el lazito de cupido [el piquito] y luego procede a rellenar con el labial. ¡Así no colorearás fuera de la línea!