¿Cómo aplicarte la crema humectante correctamente?

, escrito por Estilove @estilove_

Leemos por todos lados la importancia de tener una rutina de belleza que nutra y proteja nuestra piel, especialmente la piel de rostro, así como los diferentes ingredientes que debe tener cada crema y la diferencia entre cada uno de ellos. Sin embargo, entre tanta información, ¿no te parece que pasamos por alto los detalles más simples y significativos? ¿Te preguntas a cuáles nos referimos? ¡Pues a la correcta aplicación de los productos humectantes en nuestro rostro!

 

En esta lista que encontramos en allwomenstalk encontrarás un paso a paso de cómo debes hacer la aplicación de tu crema y así lograr la máxima eficacia.

 

– Lavarte primero: 

Sin importar si te aplicas la crema humectante en el día o en la noche, el mejor tip para colocarte la crema es lavarte la cara primero, sobre todas las cosas. ¿Por qué? Porque necesitas que la piel sea como un lienzo en blanco, sin maquillaje, protectores solares y suciedad que adquieres durante el día. Logrando cumplir este simple paso harás espacio en tus poros para que la crema se absorba correctamente.

 

– No dejes secar por completo la piel:

Un gran error que cometemos al utilizar cremas humectantes es esperar a que nuestra piel esté completamente seca para aplicar la crema. ¡NO lo hagas más! Cuando aún esté húmeda, colócate el humectante para sellar la humedad de la piel y es esto lo que quieres lograr, que no se escape ni un poquito de humedad. Así que, inmediatamente después de lavarte la cara, colócate el producto que utilices para hidratar la piel.

 

– Menos más:

En algunos casos, no necesitas demasiado para lograr el efecto deseado. Y así es en lo que a aplicación de cremas humectantes se refiere. No solo harás que sea más difícil la aplicación, sino que también harás que tu piel termine con una sensación pegajosa.

 

– Esparce primero: 

Antes de echarte un montón de crema de una sentada, coloca un poquito en la punta de cada uno de tus dedos y utilízalos todos para lograr una mejor aplicación y más uniforme del producto. De esta forma también calentarás un poco la crema, lo que hace más fácil que se esparza.

 

– Sé gentil: 

No seas brusca con tu piel solo para salir del paso y terminar más rápido tu rutina. Al contrario, debes ser gentil en la aplicación de cualquier producto porque la piel del rostro es la más sensible y, si no la tratas con cuidado, causarás la aparición de líneas de expresión y arrugas no deseadas.

 

– Crea una rutina: 

Mejillas, frente, nariz, barbilla o como prefieras. La importancia de una rutina te garantizará que no pasarás desapercibido ningún lugar de la piel del rostro.