La verdad sobre las extracciones de espinillas

, escrito por Estilove @estilove_

Post medio Extracción espinillas


Sabemos que te hemos dicho muchas veces que no debes extraer las espinillas, pepitas o puntos negros de tu rostro. Es una realidad que al tocarlas y exprimirlas, dañas tu piel y corres el riesgo de propagar la infección. Pero también es cierto que la grasa y suciedad que se acumulan debajo de tus poros, deben salir de alguna manera. Es por eso que debes asistir a una cita con una esteticista.

La esteticista está preparada para extraer las impurezas de tu rostro sin causar mayor daño a pequeños puntos rojizos o un poco de inflamación.

Cómo se debe hacer una extracción adecuada:

Primero: tu cara debe estar limpia, por lo que debe retirarse todo el maquillaje o suciedad.

Segundo: tu piel debe prepararse con una mascarilla que abra tus poros. La piel se masajea uno segundos para estimular la circulación y se procede a vaporizar un poco. También se puede aplicar un paño caliente a tu rostro.

Tercero: Comienza la extracción. Esta etapa será un poco dolorosa, pero necesaria para poder limpiar los poros a profundidad. La idea es que se extraigan manualmente. La esteticista deberá colocarse guantes y extraer ayudándose con unas motas de algodón.

Cuarto: Los puntos clave de extracción: Frente, nariz, mentón y algunos puntos ubicados en las mejillas.

Quinto: Una vez terminado el proceso de extracción, la esteticista aplica un tónico que permita limpiar los poros. Luego debe aplicar una mascarilla calmante para tu tipo de piel y esperar unos minutos. 

Resultado: Para el momento final de la sesión, tu piel seguramente estará un poco inflamada y con algunos puntos rojizos, pero nada que no pueda manejarse. Es importante que la esteticista te aplique una hidratante antes de irte y protección solar, no querrás propiciar marcas o manchas a futuro. 

Fuente MarieClaire
Imagen vía Allure