“The bling ring”

, escrito por Diana Medina @dianamedina1

“THE BLING RING” o la obsesión mortal por la fama de otros.

Acaban de estrenar en los Estados Unidos la película “The Bling Ring”  impecablemente dirigida por Sofia Coppola, quien se caracteriza por su fijación y empatía con personajes que aparentemente son conocidos por todos menos por ellos mismos.

La película esta basada en un articulo escrito por Nancy Jo Sales, publicado en Marzo del 2010 en Vanity Fair, llamado: “The suspects wore Louboutins” (los sospechosos usaban Louboutins)”, acerca de un grupo de jóvenes ricos del valle de Los Ángeles (3 chicas y un chico) que comenzaron a robar el interior de autos parados en la calle y algunas casas de amigos, hasta que se trazaron el mas excitante de los objetivos: robar las casas de las estrellas de cine y otras figuras famosas que ellos idolatraban.

A lo largo de la película se empieza a sentir una fascinación casi perversa porque logren su objetivo: entran como Pedro por su casa a la mansión de Paris Hilton, no una, ni dos, sino cuatro veces. Tocan la ropa como si la estuviesen tocando a ella misma, lloran de la emoción ante la extensa colección de zapatos y, no conforme, se pegan una rumba en el “nightclub room” o sala decorada como una discoteca, con bola disco metida en la chimenea inclusive, que tiene la Hilton ubicado al lado de su famoso closet.

También se unen a la lista de victimas: Orlando Bloom y Miranda Kerr, Audrina Patridge y Rachel Bilson, siendo estas ultimas principales obsesiones del grupo por sus reality show; el actor de la serie 90210 Brian Austin Green y su novia Megan Fox y, para cerrar con broche de oro, entran con un descaro absoluto a el hogar de Lindsey Lohan , quien fuera el “target” principal del grupo desde el comienzo de los robos. El modus operandi era buscar donde estaría presentándose el artista en cuestión en Google y luego encontrar las direcciones de sus hogares a través de celebrityaddressaerial.com

Tenían un método bien desarrollado y llegaban a cada casa como si fueran de compras. Pude reconocer algunas de esas piezas icónicas de casas de modas como la cartera Grace Kelly de Hermes y la pulsera de tres picos de Givenchy, pero se que me falto ojo y conocimiento para disfrutar de la extensa gama de artículos de lujo que se observan a lo largo de la película, aunque fuese con una sensación extraña de remordimiento. La fascinación y el llano descarado de los protagonistas hacían que tuviera una angustia incesante que iba incrementándose a medida que se desarrollaban los acontecimientos.

Por sobre toda las cosas Coppola logra un film donde ni se critica perversamente ni se vanaglorian las acciones de los personajes, en una trama tan disociada que casi se te puede olvidar que son hechos de la vida real.

Y es allí donde me pregunto: Hasta dónde esta obsesión por las vidas y andanzas de los famosos pueden afectar cada elemento de nuestros pensamientos, o que hace que poseer un bien material nos haga sentir mas cercano a un estilo de vida que realmente no tiene nada que envidiar o, ¿será que ya vivimos en una sociedad que ha perdido control de su cultura y cuyas aspiraciones materiales son el mayor impedimento para nuestra felicidad real? Y me lo pregunto a mi mas que a nadie.

No dejen de verla.

bling-ring-final-poster